Cartas a Marte

Yo espero que en el olvido todavía funcione la telepatía; y entonces le lleguen estas emociones.

Estoy recordando las palmas de sus manos y también sus gafas y las mías. Además sus besos suaves y los míos bruscos. Estoy pensando en sus ojos claros y sus pupilas profundas y en las veces que analizaron las mías.

No sé si allá en Marte, donde quiero pensar que está, pueda leer mis letras y aunque la tinta se me acabó y la pluma aquella que me regaló se quebró; las ganas mediocres de escribirle, están intactas.

Hoy paseé por el Centro de la ciudad y me tomé un café.
Compré un libro que aún no leo.
Escuché la sinfonía 5 o 6, y me dieron lo mismo.
Recordé un febrero que nos volcó.
Y el viento me despeinó la risa en una moto vieja.

También caminé de su mano.
Simulé saber mucho de ópera.
Me desnudé y escribí, mientras conversaba con su imaginario.

En fin, estuve pensando que allá en Marte, a donde espero enviar su recuerdo,
allá sí cuenta con el coraje de vivirnos.

Anuncios

Un comentario en “Cartas a Marte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s