Soles de invierno

Cerré los ojos y el viento te había traído. Era un día de sol frío, de esos que le lucen a cualquier fotógrafo, de esos que están nítidos para el filtro del alma.

Vos medio sonreíste y yo si acaso alcé una ceja. Vos medio hablaste y yo me quedé muda. Vos medio me diste un abrazo y mis manos se tensionaron.

Entenderás que aunque el sol se robaba toda la atención del cielo, todavía hacía frío y apenas medio lograba calentarme.

Así fue como ese día de invierno radiante, te saliste de mi alma y entraste por la puerta del ocaso cuando supe que al igual que los soles de invierno; vos sólo quisiste ser parte de nuestro cielo, a medias.

Anuncios

Un comentario en “Soles de invierno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s