“El hombre es un lobo para el hombre”

Como siempre que algún político dice algo controversial el país entero se divide, esta vez no ha sido la excepción. A raíz de la muerte de un joven médico, el concejal Juan Felipe Campuzano en su cuenta de Twitter escribió -básicamente- que la solución para acabar con la inseguridad en Medellín era la del “ojo por ojo, diente por diente”.

Seguramente, el concejal, por esos días había leído el famoso artículo de cómo Singapur (uno de los países más exitosos actualmente en todos los sentidos para vivir) había logrado erradicar la delincuencia.

¿Cómo lo lograron? Impusieron la pena de muerte. Y bueno, parece ser que el ser humano le teme tanto a la idea de dejar de existir que funcionó. Actualmente, Singapur es uno de los países más seguros del mundo.

Aunque firmemente creo en iniciativas como las de Gandhi o Mandela, me despierta mucha curiosidad que tanta gente linche a Campuzano e incluso se haya pensado en la destitución como concejal por lo que dijo. Qué pena con todos los que abren los ojos y enfurecidos dicen que el señor concejal es un demente, qué pena con ustedes, pero lo que dijo él no es algo diferente a la famosa tesis de “seguridad democrática” del doctor Uribe, que nos gobernó durante ocho años.

¿O qué le ven de diferente? Uribe dijo públicamente que a los terroristas de este país había que acabarlos por las buenas o por las malas y ya sabemos cómo lo intentó. Medio país lo aplaudió e incluso lo reeligió. Campuzano dice que a los delincuentes hay que darles de su propia medicina y el apoyo que recibe se ve opacado por las fuertes críticas groseras.

Y para mí, los dos usan un antídoto que sólo genera más enfermedad: el de la guerra. Con sus teorías, con sus discursos, los dos hacen que el país agonice más la muerte pero que crea tener una anestesia, que a la final no cura el dolor.

La delincuencia, la inseguridad, la violencia son problemáticas sociales gravísimas, sí. Pero no el problema de fondo. El problema de fondo, concejal, es que la gente le diga cavernícola a usted por dar una opinión. El problema de fondo es que un ´pelao´ robe para comprarle una nevera a su mamá de Navidad. El problema de fondo es que un político se gane 8 millones de pesos y un padre de familia un mínimo (que subió 26 mil pesos) para sostener a 5 hijos.

Ése viene siendo el problema: la falta de educación, de tolerancia, de igualdad. Créame que me parece increíble que reciba insultos por lo que piensa, pero créame también, que me parece más increíble que haya conseguido tanto apoyo joven con una tesis tan violenta.

¿Cómo es posible que los jóvenes crean más en una política violenta que en una de progreso? ¿Cómo es que un joven le apuesta más a un discurso guerrerista que a uno de paz? ¿Cómo es que los de mi generación creen más en eso? La justificación puede ser Singapur.

Pues yo quiero decirles, que lo de Singapur funcionó porque la pena de muerte se aplicó también para los políticos corruptos. La ley no fue para los de ruana, sino para todos. Y además, se aplicó una política fortísima de educación donde hablar tres idiomas es obligatorio. ¿Sencillo como dice el concejal? Créanme que ahí la verdadera revolución no fue la pena de muerte, sino la educación. La igualdad social.

Para Campuzano es absurdo que una madre de familia que cuenta las monedas para poder llevar comida a su casa, sea atracada. Para mí, aparte de absurdo es aberrante que un político se gane mínimo ocho millones de pesos por impulsar una política de violencia. Es ilógico que cada vez más, los políticos colombianos tengan el coraje de convertirse en Hitler’s y no en Mandela’s. Da impotencia que los discursos que se aplaudan acá sean los que tienen sangre y los que tengan educación de por medio causen risa.

No señores, la guerra nunca ha sido la solución a ningún problema. Mandela demostró que pudo cambiar más siendo promotor de paz que guerrillero. Gandhi movió masas enteras con el mensaje del perdón. Y nosotros, los jóvenes, el famoso futuro del país, apoyando cada vez más la violencia estamos convirtiendo a nuestros dirigentes en Leviatanes; no estamos haciendo algo diferente que darle la razón a Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre.

Anuncios

4 comentarios en ““El hombre es un lobo para el hombre”

  1. Juliana definitivamente eres extraordinaria , necesitamos mas jóvenes como tu .
    Te adoro y te extraño

  2. Me encantó el articulo… creo que hay mas jóvenes que deben escribir como tu.
    Espero que escribas mas seguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s