“El dinero es el valor que le doy”

Inadmisible. Reprochable. Indelicado. Pero ¿increíble? Ni cinco y eso termina siendo lo más triste.

A las 9 a.m., leí en el Twitter de Juan Pablo Barrientos, periodista de la F.M. la noticia sobre las irregularidades en las notas de varios estudiantes de la Universidad Pontificia Bolivariana. Me sorprendí, sí. Estoy a una ceremonia de ser egresada de esa universidad y claro, estudiar cinco años allá tiene que generar algún vínculo.

Pero de la sorpresa a que me parezca increíble hay mucho camino y eso me parece aún más triste. En un país inundado en corrupción, ya nada parece sacado de una novela de ficción -aunque así sean las historias que se cuentan-.

No hay ninguna explicación, argumento o arrepentimiento que justifique este hecho. Por ninguna de las partes implicadas: ni funcionarios ni alumnos deberían tener la valentía de dar declaraciones; todas son inoficiosas, salidas de tono, ridículas.

Como en todo, habrá divisiones. Unos “defenderán” más a los administrativos que lo hicieron, otros a los alumnos. Yo no defiendo a ninguno, porque tienen el mismo grado de culpa; pero cuestiono más, mucho más, a los alumnos. ¿Por qué? Porque fui estudiante, entonces hablo como tal.

He tenido la oportunidad de ser alumna, de estar sentada y escuchar lo que me quiere enseñar mi profesor. Sí tuve la oportunidad de pasar por más de 30 profesores, de admirar a unos, enaltecer a otros y criticar a unos cuantos. Y por esa razón me atrevo a decir que los que pagaron de 400 mil a un millón de pesos porque les cambiaran una nota, son los que en un futuro se dejarán permear de la corrupción que acaba con el país. Me atrevo a decirles: no estudien más.

Yo estaba profundamente de acuerdo con un profesor que decía: “Para mí, sería ideal enseñar como en los tiempos de la Grecia Antigua, donde lo aprendido no se medía por una nota sino por una discusión hecha debate”. Me imagino que muchos acudirán a este argumento: “la nota no es lo que importa”.

Así como ese, estoy segura que acudirán a muchos otros argumentos que no van al caso, que incluso yo defiendo pero que quedan siendo inocuos en esta situación.

Sí, sí, sí, ojalá la educación fuera gratuita, ojalá a mí no me hubiera tocado estudiar con “a las seis faltas, cancela”, ojalá los exámenes no existieran, las notas tampoco, ojalá uno estudiara sólo con personas que realmente lo quieren hacer, ojalá volviéramos al Ágora de Grecia. ¡Pero pilas! Así nació la guerrilla en Colombia: personas inconformes que acudieron a la violencia como única solución.

El hecho de que usted esté inconforme con el sistema educativo, no quiere decir que puede corromperlo sin más ni menos. ESO es violentar la norma, eso es ser revolucionario sin causa. Si usted, como estudiante y como funcionario administrativo se inscribió a la Universidad Pontificia Bolivariana; reclame, cuestione, proponga pero RESPETE.

Y sí, estoy de acuerdo. La nota no es lo que más importa. En dos de las materias que más aprendí, mis notas fueron las más bajas. Pero es que esto no es un asunto cuantitativo, sino cualitativo. Es un asunto de ética. Y más allá de eso, un asunto de incoherencia. Usted como estudiante está pagando para que le compartan conocimiento (que no tiene precio). ¿Cómo es posible entonces, que el objetivo cambie y usted estudiante pague por algo que no aprendió y subestime así la profesión de maestro?

Porque a secas, así lo veo yo. El estudiante que está pagando porque le suban una nota, en definitiva está diciendo: “me importa tan poquito lo que me trataron de enseñar que el dinero es el valor que le doy”. 

Dele pena a usted estudiante, que está subestimando el valor del conocimiento. Dele pena porque la plata que está botando se la podría dar a alguien que sí quiera estudiar. Dele pena porque seguramente no está conforme con la corrupción de este país pero ya está haciendo parte de ella. Y dele pena, mucha pena porque está rebajando la educación a la misma escala de valor que tiene el dinero.

Anuncios

2 comentarios en ““El dinero es el valor que le doy”

  1. ¡Por Dios, que manera de escribir!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s